sábado, 31 de diciembre de 2016

Aclarando sobre la autoría del mural de la Escuela Artículo 123

   En poco acabará el 2016 y antes de que eso ocurra quiero aclarar algo que en este año se dijo que yo dije. Lo del mural hecho en mosaico veneciano en la fachada de la Escuela Artículo 123. La confusión se dio al eliminar una palabra que yo usé que fue influencia, y al eliminarla el sentido de lo publicado cambió drásticamente.

  La influencia de Diego Rivera la vi y la sigo viendo en casi todo el concepto desarrollado, uno de ellos es la serpiente, que bien podemos asociar a Quetzalcóatl y que el pintor incluyó en muchas de sus obras.

  Diego Rivera, lo sabemos bien, era seguidor de la filosofía socialista, se manifestaba abiertamente como (creo) marxista y en esas tendencias algo que se plasmaba siempre era la presencia del obrero y el campesino, el martillo y la hoz se volvieron símbolo universal y en el mural desarrollado en Salamanca están bien presentes.

   Algo que creo refleja aun más la escuela de Diego Rivera son los rostros, especialmente el de la niña con el cabello relamido, como regularmente lo mostraba el pintor, además del ojo alargado. Así pues, todo esto es la influencia a la que me refería.

   Y ocurrió que quien diseño el mural se apellidaba, casualidades de la vida, Rivera. Era Rafael Rivera Rivera, contratista de Pemex, originario de Cuernavaca y era contratista, además de CAPFCE, organismo encargado de la construcción de escuelas del Gobierno Federal. En Salamanca ejecutó además de la Escuela Primaria Artículo 123, el Auditorio Lázaro Cárdenas. También construyó unas casas en la calle Guerrero, entre Obregón y Albino García.


viernes, 30 de diciembre de 2016

Los hoteles más nuevos en Salamanca

  En esta tercera parte de la recopilación que hacemos de establecimientos de hospedaje en Salamanca veremos lo que actualmente es la oferta hotelera en la población, lugares que, algunos de ellos, pertenecen a importantes cadenas de nivel internacional como Hilton Worldwide, con el Hampton Inn; el Grupo Posadas con el One y el Intercontinental Hotels Group con el Holiday Inn. Recuerdo que hace un año, tal vez dos, de acuerdo a la estadística de la Sectur a nivel nacional, los hoteles de Celaya y Salamanca eran los punteros, sí a nivel nacional, quizá fue de allí que se desató esta especie de fiebre constructora de hoteles. Habrá que tener en cuenta que se decía entonces que se haría la reconfiguración de la Refinería, la planta de Mazda estaba en construcción al igual que la Cogeneradora Iberdrola. Sectur reporta que en Salamanca para 2013 contaba con 458 habitaciones, en 2014 eran 599 y en 2015 había incrementado a 704 habitaciones la oferta total. Todo era miel sobre hojuelas, se suspendió la reconfiguración, la ocupación cayó un poco debajo del 50% y los hoteles planeados fueron terminados, incluso hay dos en la actualidad que están en la última fase de obra negra. No se cuál será la estrategia para mantener una ocupación hotelera sana ante una oferta que ya está por arriba de las 800 habitaciones en nuestra ciudad.

  Algunos hoteles tienen páginas web, no dan datos completo, de sus establecimientos, como el número de habitaciones que cada uno cuenta, pero aquí va el recuento de ellos:

Hotel Aliana. Fue el primero que salió de la zona centro, se localiza al norte de la población, en la Colonia las Reynas, cuenta con todos los servicios. Creo fue en la década de los ochenta cuando abrió sus puertas.

Hotel del Tajo. Originalmente estaba a la salida a Irapuato, ahora, con el crecimiento de la ciudad, hay otro hotel que está "en la salida", creo se llama Casa Grande.

Hotel Raldos, ochentas o noventas, no tengo el dato preciso, pero este fue el segundo que se estableció hacia el norte de la ciudad.

El Hotel Obregón es de tipo económico, localizado en la calle Obregón entre Hidalgo y Guerrero.

Hotel Gamiño es otro de los hoteles económicos de la ciudad, se localiza en la calle San Antonio entre el templo de ese nombre y el paso a desnivel... los de mi generación sabemos que cuando se decía "paso a desnivel" nos referíamos al de Zaragoza, hoy día son 4 los desniveles que hay.

 Hotel México Inn. Uno de los primeros hoteles de "Cadena" que abrió en Salamanca fue en los noventa, (creo), se localiza en la Plaza Galerías.

Hotel Holiday Inn. Ya en el 2000 y tantos fue que se estableció el Holiday Inn, su éxito fue tal que dobló su número de habitaciones, podemos ver claramente la ampliación hacia la izquierda, se localiza en la calle Faja de Oro.

Creo es parte de la cadena Mexico Inn, son tipo suites, ubicadas también en Plaza Galerías.

Hotel City Express. Abierto hace poco, creo en 2015, el City Express pertenece a una de las cadenas hoteleras mexicanas de mayor crecimiento en nuestro país, aquí su historia. Se localiza al finalizar la calle Faja de Oro, poco antes con el entronque de la carretera a Irapuato.

Hotel One Oriente. En el lado oriente de Salamanca, por la carretera a Celaya se localiza el hotel One, parte de otra cadena hotelera mexicana, aquella que fuera Posadas de México y que hoy se conoce como Grupo Posadas. Si le pusieron One Oriente quizá sea que operarán uno hacia el Poniente, eso no lo se.

Hotel Hampton Inn. Fue en octubre de 2016 que entró en operación el Hamton, localizado en la carretera libre Salamanca-Irapuato, frente al parque industrial.

Hotel Queenton. También por la calle Faja de Oro, abierto en 2015. No tengo datos de ésta cadena.

 Hotel HS Hotsson. Son muchos los proyectos que se anuncian de nuevos hoteles en la región del Bajío, por lo que se mencionó que dentro del parque industrial habría un hotel, quizá sea este que está en construcción el que será operado por Hotsson, pero no estoy del todo seguro.
  Finalmente vemos una construcción que será hotel, se localiza junto al fraccionamiento Jardines del Country, poco antes del trébol del libramiento sur y la carretera a Irapuato.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Los hoteles de Salamanca en los años Setenta del siglo XX

  Fue en 1947 cuando se vio el tamaño del problema que se estaba gestando en Salamanca, cada mes llegaban más personas a trabajar en la instalación de la Refinería, para 1950 que es inaugurada estaban ya familias enteras de trabajadores cuyas opciones eran hospedarse en el ex convento de San Agustín, en el Teatro Juan Valle o en algún hotel de Irapuato. La oferta de hospedaje para ese tiempo era bastante limitada en Salamanca, solamente funcionaban los hoteles Juárez, del Bajío y algún otro. A medida que crecían las plantas de Pemex y la industria colateral, mayor necesidad de lugares de alojamiento había que satisfacer.

  En este listado vemos los hoteles que funcionaban en 1970, el listado incluye precios que comparados a los de nuestros días son realmente impresionantes. Estaban en operación el María Teresa, el Trevi, el motel de Las Flores, el Hotel El Delfín, el Juárez, el del Bajío, el Venecia, el Lerma, el del Comercio, el Guerrero, el San Antonio, el San Cristóbal y el Robles. Será en 1975 que se agregue El Monte.

  El Hotel María Teresa sería cerrado, no recuerdo la fecha, actualmente está de nuevo en operación.

  El Hotel Robles está cerrado desde hace mucho tiempo, es el edificio azul que se ve en la imagen.

  A un costado del templo de San Antonio estaba la Posada San Antonio, luego un abarrote llamado La Rondalla, y la construcción que vemos de dos pisos era el Hotel El Delfín, ambos están cerrados desde hace tiempo.

 También en Obregón, justo a un costado del que era el Arroyo de San Antonio estaba el Hotel San Cristóbla que luego se transformó en departamentos.

  El Hotel del Bajío es, creo, el de mayor antigüedad que existen en Salamanca y que están en operación. Creo que, este era el antiguo mesón del Progreso, propiedad de Luis Domenzain, el terreno era parte de la fábrica de loza.

   En la calle Guerrero está el Hotel Isabel, se localiza en el número 117; en el listado de arriba vemos que hubo un hotel Guerrero en el número 107, quizá sea el mismo.

  En la esquina estaba el Portal Chiquito, luego, en lo que es actualmente la entrada al Hotel El Monte estaba un "cajón", es decir una tienda de ropa, llamada El Centenario y contiguo el Hotel Jardín. En el listado vemos que en el 109 de Juárez estaba el Hotel del Comercio, quizá sea el mismo que se llamó Jardín.

 No tengo datos de cuándo haya sido puesto en operación el hotel llamado Suites Ejecutivas, en la calle de Albino García.

  Y para terminar vemos que actualmente en Juárez 1501 está el Hotel Río, que era el Hotel Lerma. 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Una relación sobre mesones y hoteles en la Salamanca del siglo XIX

  Antes de que el tiempo nos gane, no porque se nos esté acabando el año 2016, sino que sea borrado de la memoria colectiva de los salmantinos, comenzamos a recopilar datos sobre una de las ahora consideradas industrias, la del hospedaje que en nuestra población ahora ha crecido enormemente debido a las plantas armadoras de vehículos que se han instalado y que antes fueron necesarios los centros de hospedaje debido a la necesidad que arrieros la mayoría y viajeros tenían dado que Salamanca fue parada obligada de las diligencias que iban a Guadalajara y que venían de México.

 
  Encontramos en el Archivo Histórico local una interesante relación de Mesones levantada el 29 de Junio de 1882 en la que podemos ver que para entonces habían 20 establecimientos de hospedaje, sus modalidades eran distintas: Mesón, Posada, Casa de Huéspedes y Corral. El último concepto es, por si te parece extraño, debido a que en la época todo se movía por fuerza "de sangre", es decir con animales de tiro, por lo que, así como hoy día es indispensable que un hotel cuente con estacionamiento, en aquellos ayeres el que hubiera un corral o un espacio grande dentro del establecimiento en el que las bestias pudieran comer y descansar, los volvían más atractivos. Eran 10 los mesones establecidos, 7 las posadas, 1 casa de huéspedes y 2 corrales.

  De los 20 establecimientos que había, nueve estaban localizados en la Calle Real, lo que hoy conocemos como Hidalgo-Morelos. Estaban los mesones "El Progreso", propiedad de Luis Domenzain; el mesón "de Guadalupe", de Aurelio Ojeda; el mesón "de San Francisco" de Pedro Estéves. Las posadas eran "La Purísima" de Josefa Cárdenas; "San Cristóbal" de Andrés Rodríguez; "San Juan" de Florencio Lemus; "San Pedro" de Refugio Cervantes; la "del Refugio" de Vicente Mosqueda y la "de Jesús María" de Rosalío Gutiérrez.

  En la calle de Juárez estaba el "Mesón del Refugio", propiedad de Francisco Arévalo que es el que vemos en la imagen, justo frente a la plazoleta Hidalgo, que aun sigue funcionando como mesón, bodega y estacionamiento. En la calle de La Libertad estaba la Posada "de San Vicente" propiedad de Dolores Martínez. En la Calle del Merididano, actual Allende, estaba el Mesón "de San Bartolo", de Leonardo Mota. En la Calle de las Flores, actual Zaragoza, estaba el Mesón Hidalgo, propiedad de Domingo García. En La Rinconada, supongo se refiere al barrio de San Pedro, estaba el Mesón de la Rinconada, propiedad de Rufino Fernández. 

  En lo que hoy es la calle de Albino García, que entonces se llamaba de Santana, había dos Posadas, una la de Antonio Santana, llamada "Santana", la otra de Joaquín Mares llamada "Celaya". La Calle de las Carreras es la actual Aldama, allí estaba la Posada "de la Cruz", propiedad de Tiburcio Garcilita. La Casa de Huéspedes era la de Ángela Incapié, en la Calle de las Flores. Los corrales eran dos, uno llamado "de San Juan", en la calle del Silencio, de Francisco Galván; el otro estaba en la calle del Laberinto y era de Justo Ramírez.

  Rojas Garcidueñas consigna en su Recuerdos de mi tierra guanajuatense (libro básico para todos aquellos interesados en la historia documentada de Salamanca y que aun hay varios ejemplares a la venta) lo siguiente:

  "Hoteles: Tomás M. Moreno; Casa de huéspedes de Manuel Portussac; Rafael Vázquez, J. García; Caros Cerón. El anuncio no lo dice, pero el hotel de Tomás M. Moreno era el "Hotel de San Agustín" que era la propia casa de la familia Moreno, estaba situada exactamente donde hoy está el Hotel María Teresa, esquina de Juárez y Vasco de Quiroga. El hotel de Carlos Cerón, que no estoy seguro de si se llamó San Carlos y duró poco tiempo, estaba en la casa que a medidos del siglo pasado [XIX] fue del señor cura Saavedra, fue de mi bisabuelo don Ignacio Cerón de Cisneros y Carlos su hermano puso allí un hotel, hacia 1894". La casona que vemos al lado izquierdo era la casa de los Cerón que comenta Roja Garcidueñas. 

   Ya entrado el siglo XX, con el servicio regular del Ferrocarril México-Ciudad Juárez, el entorno de la estación contaba con varios servicios, sea de comida y de cantina en la llamada "Casa Colorada", que de hospedaje, según lo vemos en la imagen, el Hotel Reforma, que se localizaba junto a lo que actualmente son las oficinas del la Secretaría de Salud del Estado de Guanajuato en la calle Obregón.

  En esta imagen de 1912, vemos que alguien marcó el lugar en donde se localizaba el Hotel Jardín, justo a un costado de lo que hoy es el Hotel El Monte.

  El Hotel Juárez se localizaba en la esquina oriente de Juárez con Vasco de Quiroga, se mantuvo en operación hasta los años sesenta del siglo XX.

  El Hotel Juárez era el único que contaba con alberca, me puedo imaginar que durante la construcción de la Refinería era el lugar más ocupado en la Salamanca, cuando si algo escaseaba eran los lugares en donde vivir.

  Aquí vemos al lado izquierdo del templo de San Antonio otro hotel que hubo en las inmediaciones de la estación del tren.

Esto que acabas de leer me da pie a poner más atención en las próximas visitas que haga a los Archivos Históricos de la región (Salamanca, Irapuato y Guanajuato) para tratar de localizar las ubicaciones exactas de los mesones y ver en lo que hoy se han convertido los predios.


lunes, 26 de diciembre de 2016

Nacimientos de rancho, en Cerrogordo, Salamanca, Guanajuato

   En esta última semana del año, 2016, salimos a los ranchos próximos a Salamanca para saber si se mantiene la tradición del Nacimiento que hace algunos años, quizá décadas, estaba tan arraigada tanto en la cabecera municipal como en sus comunidades rurales, en esta visita que hacemos el lunes nos dirigimos a la ex hacienda de Cerrogordo.

   Había visto en la Casa de la Cultura en Salamanca que en la parroquia de Cerrogordo se montaba un nacimiento, así que directamente llegamos allí para enteraron que lo que se coloca es lo habitual en todo templo católico pero no un Nacimiento tradicional con todos los elementos propios del Bajío o, más precisamente, los elementos propios de Salamanca...

   Lo que allí se coloca es una escena básica, conformada por San José, la Virgen, el Niño y los Reyes Magos... nada de lo que pensaba encontrar en esa curiosa y campirana monumentalidad de los Nacimientos de Rancho, así que, comenzamos a preguntar...

   Entramos por esos callejones que el tiempo formo luego de la Revolución y el Reparto Agrario, lo que eran los pasillos de la hacienda ahora son calles de la comunidad, la que vemos a la izquierda era el portón de entrada a la, digamos, zona de servicios, de la hacienda.

   Por aquí estuvo la fragua, en donde se elaboraban todos los utensilios metálicos necesarios para las faenas propias del campo... seguimos preguntando y supimos en dónde podríamos ver un Nacimiento, llegamos, tocamos, con amabilidad atendieron a nuestro pedido y abrieron las puertas de la casa.

   Provoca siempre un gusto bastante especial la amabilidad, la cordialidad y sencillez característica de la gente que ha crecido en el campo... pasen, pasen, siéntese que ahora lo prendo para que lo vea, nos dijeron...

   El Nacimiento estaba colocado en el piso, justo en la sala de la casa y todo lo que allí se mostraba era una auténtica explosión de color, de formas, de figuras de plástico, de pasta, de barro, conchas, arena, pastores, palomas, borregos, un cielo estrellado por el que un cometa pasa... y al centro el pesebre con un enrome Niño Dios colocado al centro.

   La tradición, nos dicen, sigue pasando de generación en generación, ya nada como antes, pero se mantiene viva... dentro de las posibilidades que implica tener el espacio adecuado, el gasto de los elementos frescos que lo acompañan y mantener enteras las figuras que cada vez son más frágiles.


   De pronto una escena con tortugas, lagartos y enormes sapos rodeados de todo tipo de conchas nos dicen de la candidez, aquella que reinó hace tiempo en México...

  El punto central de todo Nacimiento siempre será el pesebre y, más aun, el Niño... pero algo apareció allí ¿lo notas al fondo de la imagen?

   Vengan para acá, en esta otra casa hay otro... es de mi sobrina, vengan... así que nos llevaron a la casa contigua y con la misma amabilidad nos recibieron. Pasen, ahora lo prendemos... y allí apareció este colorido Nacimiento, con cientos de luces y otro tanto de figuras de pastores, y todo lo imaginable...
   Un marrana con sus lechones, casitas, palmeras, árbolitos... cisnes, patos ...


   Y la escena central, el Niño, San José, la Virgen, los Reyes...

 Y el gallo... ¿por qué el gallo? pregunté. Pues por San Pedrito, respondieron... candidez, candidez total en los Nacimientos de rancho.