sábado, 3 de octubre de 2015

Sobe el río Temascatío, Guanajuato e Irapuato, 1902.

  "Este río forma la corriente central del Estado y tiene su origen en los Distritos de Guanajuato y de la Luz. El arroyo de "Santa Ana" que se desprende de la serranía del primero de estos Distritos y los de "La Palma", "Cabras" y "Los Lorenzos", que se forman y descienden de la ramificación de cerros que constituye el suelo del Mineral de La Luz, y que tiene como centro la gran altura del "Gigante", son los generadores del río de Guanajuato, conocido también por "de Irapuato", por ser en este Distrito á donde llegan á unirse las corrientes. Los arroyos provienen del mineral de La Luz, pasan por el Distrito de Silao ya unidos y allí no les dan otro nombre que el de torrentes; el de Santa Ana, robustecido con el tributo que le dan los escurrimientos de toda la región que atraviesa, entra al Distrito de Irapuato con el nombre de Río de Guanajuato y se une con los arroyos provenientes de La Luz, que al entrar unidos á Irapuato llevan ya el nombre de río de Silao y lo superan en caudal. La unión de los dos ríos se verifica á loa dos kilómetros al S. de Irapuato, ciudad cabecera del Distrito. Tanto las corrientes que proceden de La Luz, como la que proviene de Guanajuato, si bien forman las diversas curvaturas consiguientes al escabroso terreno que les sirve de lecho, marcan desde luego una dirección general hacia el S., porque en ese rumbo encontrarán su término en el Lerma, á cuya gran cuenca hidrográfica corresponde la central de Guanajuato

  "Unida la corriente en el punto ya expresado, y sin variar la dirección del S., recibe más adelante el tributo del "Río de Temascatío," riachuelo que se forma en el vecino Distrito de Salamanca, y en seguida el Guanajuato deriva un poco su dirección hacia el S.E., para entrar al referido Distrito de Salamanca por terrenos de la hacienda de Huatzimitiro, municipalidad de Pueblo Nuevo, á cuyas inmediaciones encuentra la corriente del Lerma á la cual entrega su tributo. 

  "De un trayecto tan corto que apenas excederá de 100 kilómetros, y de corriente tan torrencial como pasajera, este río es uno de los muy bien aprovechados en la República, hasta el grado de que los ribereños de su curso inferior, muchas veces no pueden hacer uso de la agua, porque desde sus primeras crecientes se ve detenida por las haciendas del curso superior, que derivan la corriente por medio de diques de pilares construidos en el lecho para llenar sus presas y preparar sus tierras para las siembras. Las crecientes pasan pronto, porque no tienen más origen que las lluvias; así es que después de esa época el río se agota y no es común que su corriente llegue completa á aumentar la del Lerma, ni aun en la época de sus crecientes. Mientras dura su travesía por el terreno montañoso de su origen, el lecho del río tiene una inclinación muy pronunciada y no permite la construcción de obras para formar depósitos; pero desde que entra al valle, la corriente se asienta y pueden aprovecharla los ribereños, que á este bien agregan el que las lluvias son frecuentes y muy regularizadas. Por los bienes que prodiga, el reducido rio de Guanajuato es digno de llevar el nombre de su Estado". (1)


Fuente:

1.- Domínguez, Ángel M. Descripción de los ríos principales del mundo. T-I. Oficina Tip. De la Secretaría de Fomento, México. 1902 pp. 154-155

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada