jueves, 19 de febrero de 2015

Inauguración de la Escuela Primaria Pemex, Salamanca, 1955.

    Fue el 12 de enero de 1955 cuando el entonces Presidente de la República, Adolfo Ruiz Cortines, hizo una gira de trabajo por el estado de Guanajuato, su primera escala fue en Salamanca, para inaugurar la planta procesadora de aceites y lubricantes, luego continuaría al Centro Escolar Pemex para inaugurar la primaria. Allí fue recibido por el entonces Presidente Municipal, Octavio Arredondo Flores, pronunciando el siguiente discurso:

Señor Presidente de la República
Don Adolfo Ruiz Cortines:

   "El saludo respetuoso y cordial que el pueblo de Guanajuato da a usted al pisar tierras de nuestra Entidad en Salamanca, es honda satisfacción para mí como Presidente Municipal de este lugar, sintiéndome muy honrado por esta distinción tan relevante, de dirigir a usted esta salutación de bienvenida.
   "El agradecimiento del Estado de Guanajuato y de Salamanca en particular, por una realización más dentro de la pujante industria del petróleo mexicano, al inaugurar usted esta mañana la moderna planta de lubricantes que servirá para proveer de aceites y grasas a todo el País, y que constituye un impulso vigoroso para el progreso económico de varias entidades que necesitan ser abastecidas por esta industria.
   "No solamente surgen nuevas industrias en derredor de las instalaciones de Petróleos Mexicanos, sino que la misma Empresa, con la colaboración del Gobierno local, ha hecho posible la realización de este gran Centro Escolar, que puede ser muy bien el emblema de la gran labor educativa del régimen presidido por usted.
   "Cabe hoy a los salmantinos el privilegio y honor de ser los primeros guanajuatenses en estrechar su mano firme de guía de la Patria Mexicana, y este honor, Señor Presidente, es para Salamanca una de las memorables ocasiones de su vida y que hace posible la renovación de esfuerzos de sus habitantes en la lucha constante de progreso y trabajo que usted ha sabido imprimir a todas las regiones del País.
   "Bien le es sabido, Señor, la gran estimación y especial afecto que el pueblo de Guanajuato le profesa, y este día lo testimonian con su presencia ante usted, como guía de México, los campesinos, los industriales, los comerciantes, los obreros, las mujeres, los profesionistas, los niños, y todas las fuerzas vivas de esta Entidad, que sienten, como ya dije antes, un gran respeto y cariño por su persona.
   "Como Salamanca está llamada a ser un gran centro de trabajo, debido al impulso que recibirán las distintas industrias al rededor de la fundamental, Petróleos Mexicanos, requerirá ya nuestra ciudad contar con los elementos indispensables que la civilización actual reclama.
   "Los salmantinos estamos compenetrados en debida forma de esta situación privilegiada, por lo cual pondremos todo nuestro esfuerzo y nuestro entusiasmo para que nuestra ciudad se coloque en el lugar que debe ocupar, y esperamos como siempre de usted, Señor Presidente, nos aliente, nos de su apoyo y nos tienda su mano munificiente para lograr este fin.
   "Réstame únicamente expresarle que en todas las moradas de los guanajuatenses y en los corazones de los mismos encontrará como siempre, sus amigos de antaño que desean se sienta como en su propia casa, acompañado de sus distinguidos miembros de la familia oficial, para que su estancia les sea grata, seguro de que ella consolidará más la unidad del pueblo de Guanajuato que ha recibido de usted innúmeros beneficios". (1)

  Tres años después la Pemex al igual que todo Salamanca, sufriría las consecuencias de la induación de 1958.

Fuente:

1.- Archivo Histórico Municipal de Salamanca. Caja 326. Gobierno. Industria y Comercio. Pemex, 1945-1969.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada