lunes, 7 de abril de 2014

Salamanca, la australiana.

    Buscaba la ubicación de un rancho de Salamanca, el de Loma de Flores y, por algún motivo que desconozco, el buscador me manda al mapa de Hobart, ciudad de Tasmania, en la isla al sur de Australia. Quizá lo de Tasmania te es familiar por la famosa caricatura. Resulta ser que allí existe una calle llamada Salamanca Place. Había leído algo sobre las muchas Salamancas que hay en el mundo, además de la del Bajío, la de España, la de Chile, la de Nueva York, y, creo, la de Sir Lanka, una por allá, por Australia, pero que era más bien una roca, un punto de referencia cartográfico.

   Más adelante nos dedicaremos a buscar esa referencia, esa roca, lo que ahora me atrae es ver esta moderna zona que, dicen, es muy popular en el verano, pues está llena de tiendas, restaurantes y, sobre todo, mucho arte. 

    El lugar comienza en la década de los treinta del siglo XIX, cuando en México apenas nos estábamos organizando como República Federal, cuando aun no perdíamos California, Texas, Arizona y demás; por allá, por Australia, los exconvictos se habían ya avecindado en este punto sur de la isla de Tasmania, y lo habían convertido como próspero puerto de distribución de aceite de ballena. El sitio creció y fue fuente de riquezas durante varios siglos hasta que, sea el abuso, se la no previsión, sea el cambio de las conductas del mercado, el aceite de ballena dejó de ser negocio, entonces sucedió que el puerto cayó en el semiabandono.

   Su historia es curiosa, pero lo más curioso, creo yo, para todos nosotros salmantinos, de la Salamanca del Bajío, es enterarnos que en tan lejanas latitudes hay un punto de referencia llamado igual Salamanca, ahora bien, ¿cómo se pronunciará en inglés con acento australiano? creo será aun más curioso oírlo.




 Para leer la historia de ese lugar, en inglés, entra aquí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada