jueves, 6 de marzo de 2014

La cueva de Torres o Los Hernández: La cueva de la "otra" Salamanca.

   Si el sitio arqueológico que conocemos con el nombre de Los Edificios está en el total abandono, no podemos esperar menos de otro lugar, también en el norte de Salamanca, en el que las inquietudes juveniles de varias generaciones ha sido presa del despojo, la inconsciencia, la barbarie, de parte de todos los que llegan al sito, aunado al destinerés de autoridad por rescatarlo. Hay en el norte de Salamanca una cueva en la que sobreviven algunos vestigios antiguos, prehispánicos definitivamente, pero decir que prehistóricos sería exagerar. De ellos no se sabe mucho, mejor dicho, no se sabe nada.

  Al averiguar en lo publicado sobre Salamanca y su pasado, no encontramos nada, nada que nos hable de este sitio. Si poco se ha estudiado de Los Edificios, menos aun de la Cueva de Torres. Cuando queremos saber sobre el pasado remoto de Guanajuato, anteriormente todas las referencias nos remitían a Chupícuaro, que era lo único conocido y poco estudiado de lo que hoy es la geografía guanajuatense. Luego comenzaron a surgir estudios sobre Peñuelas y Peralta, más adelante se hablaría de Cañada de la Virgen y del Cóporo. De los demás vestigios nada se ha hecho.

   Los hay en las inmediaciones de Comonfort, pero ya fue saqueada y desbaratada la zona. Los hay en León, pero están poco estudiados, los hay en Apaseo el Grande, pero las circunstancias de tenencia de la tierra y elejido, han impedido que se estudien más. Seguramente habrá una buena docena más de sitios que reclaman ser atendidos pero, para que eso suceda, no falta ni uno ni dos sexenios, faltan, al menos, 16, que son los que caben en un siglo.

   De la Cueva de Torres o Hernández nada se sabe, ni la más remota idea del periodo al que corresponden sus vestigios. Su localización es en la parte norte del municipio de Salamanca, justo a unos diez kilómetros de donde será el entronque de la autopista Salamanca-León de próxima inauguración. Estando allí se enfila rumbo al rancho de La Ordeña, para luego, unos 5 kilómetros más adelante, de los cuales 3 son en subida y por vereda que ni está señalada pero que se va intuyendo por el pedregoso camino se llega a la cueva.

  Del nombre de "Torres" nada se sabe, es un mero punto de referencia. Del nombre de Hernández, es también mero punto de referencia pues el rancho que lleva ese nombre está, también a unos cinco kilómetros. Cuando hice el intento de subir, en intento quedó pues, la altura no me favoreció en nada y el ascenso se hizo tan difícil que ni a la mitad del camino llegué. No quise arriesgar nada y mejor regresé.



   Estas tres fotografías que siguen, así como la primera que va en este artículo pertenecen a Antonomakia, las uso para darnos una mejor idea de lo que es la Cueva de Torres o Hernández.



  Y mira que, si lo que queremos es encontrarle tres pies al gato, por aquello e la relación con la Salamantica, es decir, con la Salamanca española, tenemos que allá hay una interesante leyenda en la que, el punto central, es una cueva, la Cueva de Salamanca.

Y si te interesa leer más sobre las poblaciones prehispánicas de Guanajuato, eso que ahora se llama la Cultura Bajío, aquí hay un interesante artículo del maestro Miguel León Portilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada