miércoles, 17 de abril de 2013

Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística: Breve semblanza de Pedro González.

   Mucho nos falta por averiguar de la vida y obra de un ilustre salmantino del siglo XIX: don Pedro González Gasca, que fuera Jefe Político de la Villa de Salamanca y de varios municipios más del estado de Guanajuato. El que fuera etnólogo, geógrafo, historiador y escritor, además de miembro de la Sociedad Mexicana de Goegrafía y Estadística y Bibliotecario del Museo de Antropología. En resumen, al salmantino Pedro González, lo podemos considerar como el más ilustre de los hijos de Salamanca del siglo XIX y principios del XX.

   El año pasado, 2012, fue el Centenario de su fallecimiento, desconozco si se le hizo algún homenaje. Lo que encuentro ahora y que te comparto, es lo publicado por la SMGE en donde nos da una breve pero enjundiosa biografía del ilustre salmantino:

Muy sensible fallecimiento.


   "El 20 de octubre próximo pasado bajó a la tumba, víctima de violenta enfermedad, el Sr. D. Pedro González, socio activo de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, a quien dio honra y lustre con sus importantes trabajos. 


   Del Boletín del Museo Nacional de Antropología, Historia y Etnología, tomamos los siguientes datos biográficos:


   Fue oriundo el Sr. D. Pedro González del rico Estado de Guanajuato y nació en Salamanca, una de sus principales poblaciones, el 28 de junio de 1853, habiendo sido sus progenitores los señores Prof. de Farmacia D. Nicolás González Serrano y doña Luz Gasca.


   Aprendió las primeras letras con su abuelo materno don Felipe Gasca y después con el Lic. Martiniano Aguirre, y en 1867 a raíz del triunfo de la República, ingresó en Guanajuato al Colegio del Estado, donde hizo los estudios preparatorios para continuar con los de Farmacia. Con motivo de la muerte de su padre, acontecida en 1879, tuvo necesidad de cortar su carrera y volver a su ciudad natal a hacerse cargo de los negocios de la familia, los cuales giró bastantes años. En 1880 contrajo matrimonio con la Sra. doña Pomposa Medina, quien falleció en Guadalupe Hidalgo el 14 de marzo del año próximo pasado.


   En 1876 inauguró su carrera política, siendo nombrado Jefe Político de Salamanca, cuya jefatura desempeñó durante tres periodos, después pasó con igual carácter a las de la Purísima, Valle de Santiago, Apaseo, Moroleón, San Francisco del Rincón, Dolores Hidalgo, San Miguel Allende, Pozos y San Felipe, en las cuales siempre se mostró decidido defensor de los intereses locales.


   En 1894 pasó a la capital del Estado en calidad de Visitador de Jefaturas e Inspector del Censo, y a la vez se le encomendó una selección de Estadísticas. Además de otras comisiones de carácter científico que desempeñó, fue una la de recorrer dicha Entidad Federativa con el objeto de catalogar y hacer la descripción de todos los monumentos antiguos que allí existen.


  En 1895 fue nombrado delegado, por el mismo Estado al XI Congreso de Americanistas que en ese año se reunió en la Capital de la República, en cuya distinguida asamblea presentó un interesante estudio, probando que todos los monumentos indígenas esparcidos en distintos puntos del país, están formados por suntuosos núcleos, y que para perpetuarlos, los cubrían de tierra o piedras, quedando así ocultas las pirámides; dijo que deberían descubrirse cuidadosamente, lo cual se practicó años después en las pirámides de San Juan Teotihuacán, adoptando la insinuada indicación.


   Después de desempeñar durante 29 años lo diversos puestos públicos que hemos mencionado, se retiró, en 1905 ala vida privada, y en 1909 pasó con su familia a radicarse en México. Al año siguiente, la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes, le nombró ayudante del Bibliotecario del Museo Nacional de Arqueología, Hisoria y Etnología cuyo cargo tan solo desempeñó unos días, por haber pasado a formar parte del personal de la sección de publicaciones del propio establecimiento y el 23 de septiembre de 1911 fue honrado con el nombramiento de Profesor de Etnología, cátedra que, dados sus conocimientos en dicha materia, desempeñó satisfactoriamente.


   Como conferencista se distinguió el Sr. González en las que dio en el Casino de Guanajuato sobre Geografía y Etnología, así como también en el Concurso Científico y Artístico del Centenario, promovido por la Academia Mexicana de Jurisprudencia y Legislación, donde leyó un estudio sobre el desarrollo de las ideas científicas en México durante el siglo XIX.


   Fue miembro de diversas agrupaciones científicas, tanto de la Capital como de los Estados, entre las cuales citaremos la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, la Científica Antonio Alzate y la Alianza Científica Universal.


   Para terminar, citaremos algunas de las obras de que fue autor, aunque sin mencionar todas por falta de datos.

* Hombres Notables de Salamanca y del Estado de Guanajuato.- Salamanca, 1886.
* El Calendario.- Guanajuato 1886
* Apuntes históricos de la ciudad de Dolores Hidalgo.- San Miguel 1891.
* Catálogo de los monumentos antiguos del Estado de Guanajuato.- Guanajuato 1895.
* Calendario Azteca o Piedra del Sol.- Guadalajara 1896.
* ¿Cuándo termina el siglo XIX?.- Valle de Santiago 1899. (Polémica que abarcó 6 monografías).
* Geografía elemental del Estado de Guanajuato.- Guanajuato, 1895.
* Atlas geográfico del Estado de Guanajuato.- Guanajuato 1905.
* Estadística agrícola del Estado de Guanajuato.- Guanajuato 1905.
* Geografía local del Estado de Guanajuato.- Guanajuato 1906.
* Estudio sobre la historia de la geografía del Estado de Guanajuato. Guanajuato 1906.
* Desarrollo de las ideas científicas en México.- 1911
* Algunas ideas sobre lo importante que es el estudio fundamental de la geografía. Guanajuato 1906.
* Como periodista fue también notable el Sr. González, siéndonos imposible mencionar el sinnúmero de artículos que sobre distintas materias salieron de su pluma.


   La Sociedad de Geografía con toda justicia se cubre de luto y lamenta la temprana muerte del ilustre desaparecido.

Fuente:

Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. Quinta Epoca. Tomo V. Número 9. México, Noviembre de 1912. pp 492-494. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada