martes, 10 de enero de 2012

Andrés Delgado visto por William Davis Robinson

Los siete obeliscos que existen desde hace unos 25 años, tal vez más, en la Explanada Hidalgo, frente al conjunto agustino de Salamanca fueron removidos de su sitio original en la plaza de Nativitas. Desde un principio se creó este monumento con la idea de recordar a los siete salmantinos más destacados en la historia local. Y sigo pensando que Sánchez Torrado no debería estar allí, en cambio justo honor merecen Pedro González y José Rojas Garcidueñas, pero ese es otro tema. Lo que hoy nos ocupa es saber que fue lo que escribió el norteamericano William Davis Robinson acerca de El Giro.

Robinson fue uno de los tantos extranjeros que llegaron a la Nueva España junto con Francisco Xavier Mina en 1817, año en que, gracias a ellos, la revolución por la Independencia se volvió a avivar. Las derrotas por parte de los Insurgentes se habían acumulado, de no haber sido por la presencia de Mina y sus 300 acompañantes, quizá la Independencia no se hubiera dado. Así pues uno de ellos luego de concluida su participación escribió sus Memorias y en ellas anota:

"Entre los jefes que habían tomado parte en privar a Torres (se refiere al padre José Antonio Torres), del mando se hallaba don Andrés Delgado, muy conocido por los gachupines por el nombre de El Giro. Este oficial era indígena y aunque carecía de educación tenía singular perspicacia y se hallaba admirablemente preparado para la guerra de guerrillas. Su valor era impetuoso y su actividad asombraba al enemigo. Tenía tan solo veinticinco años de edad y en su corta carrera militar había recibido veintidós heridas.

Los Dragones del Valle de Santiago, el mejor y más eficiente de los cuerpos de patriotas de México, se encontraban bajo su mando. De las tropas realistas pocas las igualaban en el combate y ninguna los excedía en valor. Montaban los mejores caballos que el país podía ofrecer y, a diferencia de otros cuerpos de patriotas, operaban de continuo contra el enemigo y mantenían la parte del Bajío entre Salamanca y Celaya en un estado de continua alarma. El Giro y toda su tropa odiaban y despeciaban a Torres y ansiosamente esperaban la orden de reducirlo a la obediencia; pero Aragó conocía las malas consecuencias que produce la disensión y por ello determinó tomar medidas pacíficas antes de recurrir a la fuerza." (1)

Justo será recopilar todo lo que se ha escrito sobre este destacado salmantino en la guerra de Independencia para valorar todo la gran importancia que él tuvo... en la parte de abajo encontrarás una carpeta que dice Independencia, si entras allí pordás leer otros datos sobre él.

Fuente:

1.- Robinson, William Davis. Memorias de la Revolución Mexicana. Traducción de Virginia Gueda. UNAM. México, 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada