lunes, 6 de diciembre de 2010

La fiesta de San Martín del Terrero, Guanajuato

Cuando estamos en Salamanca y volteamos hacia el norte veremos en el horitzonte las colinas que forman parte del inicio de la Sierra de Guanajuato y es allá, en mitad de la sierra, en el punto que se llama Sierra de las Codornices, es donde se localiza San Martín del Terrero, rancho que si bien no pertenece a Salamanca, sí esta relativamente cerca, a unos 70 kilómetros.

En cuanto enfilamos con ese rumbo, a los veinte minutos comienza a cambiar el paisaje, pues se va uno adentrando por las laderas a la Sierra, de pronto aparecen los madroños, árboles característicos de las regiones más altas y por consecuencia ligeramente frías y es por ese rumbo, en una llanura que se forma a unos 2000 metros de altura que se localiza San Martín del Terrero, en los límites del municipio de Guanajuato y Dolores Hidalgo.

San Martín Caballero tiene su festividad el 11 de noviembre, el que fuera Obispo de Tours es el mismo, solo que, por tradición se le ha conocido mejor como Caballero, debido a que él, ataviado como centrurión romano va en su blanco corcel, de allí que todos aquellos jinetes que vivien en las inmediaciones de San Martín del Terrero, la noche anterior hacen una cabalgata llevando antorchas encendidas que poco a poco se van juntando en su punto de reunión: el Santuario de San Martín.

Cientos y cientos de jinetes, venidos de los cuatro rumbos del estado van llegando en lo profundo de la noche para luego asistir a la primera misa y de ese modo rendirle culto al santo protector, al que tamién es jinete: San Martín Caballero.

Es esta una manifestación de lo que es la vida rural en el estado de Guanajuato pues al paso del tiempo en todas las comunidades, ranchos, pueblos y ciudades del estado se conoce del culto, por ende, de la fiesta que se realiza a San Martín en la zona serrana pegada al Bajío.

Es ésta también una muestra de como la crisis que vivimos en el mundo está afectando a todas las actividades humanas, incluidas las religiosas, pues la afluencia de este año fue mucho menor a la de años anteriores, considerando que muchos de los habitantes de la zona rural han preferido migrar a los Estados Unidos y desde allá volverse el soporte económico de sus familiares, esta vez las remesas apenas dan para el diario sustento.

Como quiera, San Martín del Terrero vivió su fiesta anual, fiesta en la que vemos otra manifestación de fe, sin danzantes pero si con mariachis y conjuntos norteños, sin castillos pero si con una enorme feria que duante una semana le inyecta vida a una comunidad que no llega a superar los mil habitantes. En las siguientes fotografías veremos como lució San Martín del Terrero en el día de su Santo.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada