miércoles, 24 de noviembre de 2010

La confusión que nos crean los nombres de las calles


Esta fotografía que la tuve que partir para poderla ver completa en este Blog, me da la respuesta a la pregunta que en el artículo que leerás más adelante hago, de que si la calle se llamó originalmente Conde de Monterrey. Pues sí, efectivamente, así se llamó, esto lo comprobamos con la fotografía tomada en la inundación de 1926.

Hay aquí en Salamanca, justo a un lado de la Presidencia Municipal, una calle que siempre la conocí con el nombre de Monterrey, consecuentemente siempre pensé que se refería a la ciudad norteña de México, capital del estado de Nuevo León. Luego, más bien, hasta hace poco, quizá un año apenas, reflexionando sobre los nombres de las calles que tiene esta población entendí que no se refería a la ciudad sino al que fuera noveno Virrey de la Nueva España.

Gaspar de Zúñiga y Acevedo, quinto Conde de Monterrey, ocupo la silla virreinal de 1595 a 1603, fue en ese añó, 1603, que pasó a ocupar el cargo de Virrey en Perú, esto sucedió en octubre, pero, iniciado el año, precisamente el 1 de enero de 1603, fue que se dio la fundación oficial de la Villa de Salamanca, es decir, fue él quién dio la merced de fundación a Bartolomé Sánchez Torrado, de allí que se haya determinado ponerle su nombre a una calle de la ciudad.

Solo que, originalmente, según consta en documentos de más de un siglo, se menciona a esta calle por el nombre de Conde de Monterrey. En las placas de cemento que por los años treinta o cuarenta se colocaron por todas las esquinas y que aun muchas de ellas sobreviven, y que marcan los cuarteles y las manzanas, ya el nombre se había reducido a solo De Monterrey y ya en las administraciones más recientes, la placa de la calle aparece con el solo nombre de Monterrey.

Parte de la modernidad en la que como paquete, todo viene incluído... seguramente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada